TLACOLULA · LA CALENDA

Home / Sin categoría / TLACOLULA · LA CALENDA

–>

La fiesta patronal de Tlacolula Oaxaca da inicio con la famosa calenda (convite) que recorre el pueblo para ir invitando a la gente. Al frente va siempre la discreta chirimía (instrumento de viento) y el tambor marcando el ritmo y dirigiendo el rumbo.
Son los cohetes que se lanzan al aire los que anuncian a la población la ubicación de la calenda y de ese modo la gente se prepara para recibirlos y unirse. Al llegar a cada una de las secciones en las que se divide Tlacolula, se hace una pausa en su respectiva capilla o templo para colocar ahí el Cristo que los acompaña y comenzar a rezar; posteriormente se escuchan sones y jarabes interpretados por distintas bandas que alegran a todos los concurridos.
En la calenda participa gente de todas las edades. Niños vestidos con trajes típicos recorren alegres las calles mientras que las mujeres y niñas con sus chiquihuites (canastos) van repartiendo dulces. Adolescentes y adultos vestidos generalmente de blanco se van turnando en la ardua y hábil tarea de cargar las maramotas (erroneamente llamadas marmotas) que son estructuras esféricas de madera forradas de tela blanca que representan el mundo católico. Parecen ligeras pero pueden llegar a pesar hasta 45 kg y hay que lograr el equilibrio para que el viento no haga de las suyas. Por si esta no fuera tarea suficiente, algunos tienen que ir apoyando con altos palos para que éstas libren el cableado del alumbrado público.
Dentro de las calendas sobre salen unos personajes gigantes de cartón y tela portados tanto por niños y adultos que se mueven y bailan de un modo descontrolado y muy gracioso, también conocidos como monos de calenda. Estos les dan un toque muy alegre y gracioso a la calenda.
Otras que acompañan la calenda son las canasteras que llevan en la cabeza una canastos con bellos y creativos arreglos florales a todo lo largo del recorrido mientras bailan al son de las bandas. Al final un carro alegórico va representando al Cristo de Tlacolula con la participación de niños.
Esta fue sin duda una muy buena experiencia para mi, conocía las calendas pero de un modo sintetizado y con un sentido (erróneamente) menos religioso como ésta. En mi inquietud por fotografiar y transmitir la esencia de esta fiesta fue que decidí seguirlos y unirme a la calenda. No sabía realmente qué esperar, simplemente me dejaba llevar por el grupo y por la música. Todo era nuevo para mí, lo que no sabía lo preguntaba, la gente amablemente respondía a mis preguntas quizás un poco tontas, pero quería saberlo todo. Después de 3 horas y media de caminar, me informaron que apenas íbamos a la mitad del recorrido y eran las 8 de la noche. Estaba oscuro y realmente no sabía donde estábamos, el GPS de mi celular no funcionaba. Fue que decidí relajarme, no preocuparme y disfrutar.
Conforme avanzábamos, más y más personas se unían al recorrido. Toda esa gente que esperaba a la calenda amablemente comenzaba a repartirnos alimentos (tamales, pan, tortas…) y bebidas (cervezas, aguas frescas y mezcal). El mismo problema del día de las fotos en la boda de San Antonino me estaba sucediendo ahora, muchos mezcales estaban haciendo efecto, la cuenta la perdí en el sexto. Quizá lo mucho que caminé y que comí ayudó a que no me hicieron mucho efecto. Para las 11:30 de la noche ya estábamos a dos secciones de llegar de nuevo a la parroquia (de donde habíamos salido y regresaríamos) me dolían los pies y ya estaba cansado. Entonces, uno amigo del comité oganizador, quien además de anfitrión fue mi fiel guía, me indicó que ya estaba por terminar la calenda y aproveché para despedirme de mis nuevos amigos los maramoteros de la parroquia quienes no sin antes me insistieron en que debería regresar al día siguiente (sábado) para continuar con la fiesta.

3 Comments

  1. Anonymous
    (23 octubre, 20111:43 pm)

    QUE INTERESANTE EL ARTICULO, ME HAN CONTADO QUE ES UNA DE LAS CALENDAS MAS GRANDES Y COLORIDAS DEL ESTADO, POR SUS MARAMOTAS GIGANTES Y UN SIN NUMERO DE CANASTERAS, ME GUSTARIA VER MAS FOTOGRAFIAS, SALUDOS, FELICIDADES

  2. Anonymous
    (13 febrero, 20122:20 am)

    la palabra correcta es MARMOTAS. . . .

  3. FRANK CORONADO
    (13 febrero, 20129:15 am)

    Hola, gracias por visitar mi blog.
    Yo tenía la misma idea que tu hasta que estando en Tlacolula, la gente mayor me explicaba que MARAMOTA es la forma correcta de llamarlas ya que viene de una palabra que en zapoteco significa circular o redondo, pero que con el tiempo la gente le ha ido cambiando el nombre.
    Saludos

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: