DIVINO PRETEXTO

Home / DIVINO PRETEXTO
El tiempo vuela y la vida ocurre muy rápido. Regresé a Oaxaca después de 18 años de vivir fuera de ella porque como bien dicen: “la tierra llama”. Para ese entonces había pasado casi la mitad de mi vida fuera de esta ciudad.

 

En el 2011 volví para reencontrarme con el suelo en el que crecí. Un espacio de México con sorprendentes tradiciones, cultura, gastronomía, colores y música. Una tierra de climas áridos pero con habitantes cálidos. Desde entonces, mi cámara se ha hecho mi compañera para redescubrir todo aquello que dejé pero que nunca olvidé. Me he adentrado en los paisajes, los pueblos y casas conocidas y desconocidas; quienes en ellas viven me han abierto las puertas para compartir sus fiestas y su vida que también es una fiesta. Así, confirmo la hospitalidad de los oaxaqueños y sus tradiciones, mismas que se plasman en las imágenes que he ido coleccionando.

 

Aún me queda camino por recorrer con mi cámara, pero este es el inicio de un viaje que me he propuesto no abandonar porque sé que esta tierra tiene muchos momentos por compartir tanto en celebraciones religiosas como civiles, pretexto idel para convivir y celebrar el orgullo de ser Oaxaqueño.

 

Así nace lo que llamo un Divino pretexto, para mostrar la diversidad cultural de los Valles Centrales a través de imágenes que muestran el arraigo de diversos oaxaqueños por sus tradiciones y costumbres, imán para locales, nacionales y extranjeros. En esta serie de fotografías he retratado bodas, procesiones, calendas, fiestas patronales, carnavales, convites y peregrinaciones de los Valles Centrales de Oaxaca desde que volví a la fecha.
Divino pretexto es Oaxaca y el rostro de una tierra que nunca me dejará de sorprender.
Aquí algunas fotos que forman parte de este proyecto.