Recorriendo la ciudad de Medellín

Home / Fotografía / Recorriendo la ciudad de Medellín

¡Vámonos a tierra Paisa!

 

 

No sólo fue mi primer viaje a Medellín sino también a Colombia y a Sudamérica, esta oportunidad la tuve gracias a la invitación que me hicieron para dar una conferencia sobre turismo y redes sociales en el 5º Congreso Iberoamericano de Producto Turistico Incubatour 2018, un viaje de 5 días donde pude recorrer alguno de los sitios más lindos de esta ciudad. Definitivamente me faltó tiempo ya que estuve dedicado practicamente al congreso pero aún así pude darme unas escapadas para conocer, por tal motivo este artículo más que una guía es un relato con anécdotas y experiencias de aquellos sitios que recorrí.

Una vez que compartí en mis redes la noticia de que iría a Medellín, muchos tuvieron el detalle de compartirme sugerencias y recomendaciones tanto para visitar como para llevarme una buena experiencia gastronómica, todas enriquecieron mi viaje, incluso pude conocer a algunos de ellos que viven ahí para comprobar lo que ya me habían dicho, los paisas son alegres y grandes anfitriones.

 

 

Mi primera noche por Medellín pude conocer un sitio realmente bello e imponente, el orquideorama del Jardín Botánico de Medellín que alberga una importante exposición de flores, su estructura se mezcla de una forma muy original con la naturaleza.

Al terminar el evento alguien dijo por ahí, ‘¡vayamos a bailar salsa y a tomar ron!’, la verdad estaba muy cansado pero quería salir para conocer y a disfrutar, la verdad valió la pena haber ido con amigos paisas, fue lo mejor, pude aprender más de la cultura mientras platicábamos y nos preparabamos el siguiente vaso de ron con hielos, agua mineral y limón.

 

 

 

Como mi ponencia fue hasta el tercer y último día del congreso, esto me permitió que durante de los descansos pudiera recorrer algunas áreas cercanas y de paso hacer scouting para mi proyecto ‘Usted No Está Aquí’, con el apoyo de Marcela y Juan del Bureau de Turismo conocí la Plaza de las Luces que con sus 300 postes de 24 metros de altura le dan a uno la sensación de ser diminuto en una especie de laberinto futurista, si de por si el lugar impone, espera a que caiga la noche para verlos iluminados.

 

 

Otra de las noches durante el congreso pudimos dar un recorrido por las calles de Ayacucho en el Barrio de Buenos Aires localizado en la zona centro-oriental de Medellín. Este recorrido a pie nos permitió conocer el arte urbano e historia del Barrio así como conocer gente y talento que ahí habita.

 

 

 

Durante el recorrido, Federico, Aracely y yo estabamos muy curiosos, sucedían muchas cosas a nuestro al rededor y queríamos estar en todo, fue así que volteamos a ver varios puestos de comida, fuimos a averiguar qué tenía uno de ellos ‘¿Oiga, qué vende?’ le preguntamos al joven, con cara de extrañado y un poco introvertido nos respondio: ‘Arepas’, nuestra curiosidad no estaba complacida, queríamos saber exactamente qué más tenían esas arepas y se lo preguntamos a lo que respondió: ‘queso y lecherita (leche condensada). La verdad nos sorprendimos por aquella extraña mezcla de dulce con salado, ordenamos una pero ellos alunísono dijero: ‘sin lecherita’, los miré y les sugerí probarla tal cual, la arepa era de harina de maiz rellena de queso y bañada en lecherita, algo verdaderamente DELICIOSO que lamentablemente nunca más volvios a encontrar. ¿Tú la probarías?.

 

 

Otro día transcurría y me preguntaban, ‘¿estás nervioso?’, haciendo alusión a que se acercaba el día de mi ponencia, les decía la verdad, no estaba nervioso, tenía mi presentación lista aunque luego esa sensación me generaba duda y me entraba el nervio, una cosa muy loca pero temporal afortunadamente.

A unas horas para dar mi plática sobre redes sociales y cómo estas han revolucionado la forma de viajar, ya estaba ahora si un tanto nervioso y a la vez emocionado, habia preparado una buena presentación que deseaba compartir, necesitaba salir a caminar un poco para relajarme y concentrarme, fue así que decidí salir de Plaza Mayor, recinto del congreso para caminar un poco, relajarme y concentrarme.

 

 

Dicho escape me llevó a descubrir el Parque de los Pies Descalzos, es espacio público y lúdico, el propósito es efectivamente descalzarse y entrar en contacto con la naturaleza y relajarse, algo original.

Dato: La gran mayoria de los parques en Medellín ofrecen Wifi gratis, sin formularios ni clausulas, abierto completamente.

 

 

Pasó mi conferencia y todo salió bien, fue una gran experiencia y ahora, ya terminado el congreso debía aprovechar para recorrer los atractivos de la ciudad y conocer más de Medellín.

Un imperdible es la Plaza Botero en el corazón de la ciudad, un museo al aire libre donde se encuentras 23 obras donadas por el artista colombiano Fernando Botero.

 

 

Frente a esta plaza se encuentra el Museo de Antioquia que alberga también obra del artista en un espacio de estilo Art Decó, el mejor conservado de Colombia.

Dato: Abre de Lunes a sábado de 10:00 a.m. a 5:30 p.m. Domingos y festivos de 10:00 a.m. a 4:30 p.m. Entrada: $12,000 Nacionales y $18,000 Extranjeros.

 

 

Viaja conectado con la SIM de prepago internacional y ahorra USD$9.99 usando el código fcoronado

 

 

Sobre la misma Plaza Botero se encuentra el Palacio de la Cultura Rafael Uribe actual sede del Instituto de Cultura y Patrimonio de la Gobernación de Antioquia.

 

 

 

Ahí mismo caminé un par de cuadras para descubrir el templo de la Veracruz, uno de los templos más representativos de la ciudad.

 

 

Caminando hacia el Parque Bolívar llegué a la Catedral Metropolitana de Medellín, cuyo nombre oficial es Catedral Basílica Metropolitana de la Inmaculada Concepción de María de estilo neorromantico.

 

 

El tiempo en Medellín pasa muy rápido y ya en la ultimas hóras que me quedaban antes de volver a casa tuve tiempo de ir la cima del cerro de Nutibarra para conocer el Pueblito Paisa, una réplica de un típico pueblo antioqueño del siglo XX a 80 m sobre el valle de Aburrá. En este lugar hay opciones para comer o comprar algún recuerdo para llevar a casa.

 

 

Aquí se come bien y se pueden disfrutar de sabores nuevos en sus mil y un variedad des de arepas que las hay dulces y saladas. ¿Cuáles  son tus favoritas?.

 

¿Has escuchado de Guatapé, uno de los pueblos más coloridos del mundo?. Entra aquí y descubre este bello destino.

 

 

Aquí probé por primera vez las obleas rellenas, vaya combinacion rica de texturas, muero de antojo por una más.

 

 

De Colombia no se puede ir uno sin probar uno de sus platillos emblemáticos, la Bandeja Paisa se caracteriza por su abundancia y variedad. ¿Lo has probado?.

Como podrás ver, mi viaje a Medellín aún que haya sido corto tuvo de todo, probe sabores nuevos, hice nuevos amigos, estuve en contacto con la naturaleza, vi arte inspirador, conocí el trabajo de gente apasionada y aprendí de su historia y cómo a travez de la unión y esfuerzo han venido saliendo adelante. Muchas cosas me faltaron por conocer pero sé que es la razón ideal para volver a recorrer más de esta bella y amable ciudad que lo hace sentir a uno más que bienvenido.

Por cierto, ¿te conté que Medellín Travel me entrevistó?…

 

 

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: