La historia de la Noche de Rábanos

Home / Sin categoría / La historia de la Noche de Rábanos

-“Me llamo Ermenegilda, yo se dónde vive el señor que usted busca, si gusta yo lo llevo”. Así fue como pude llegar a la casa de Don Serafín Muñoz que, aunque está relativamente cerca de mi casa, andaba perdido pues no tenía su dirección ni su teléfono, sólo breves referencias y preguntando después de 15 minutos pude dar con él.

 

 

Amablemente me abrió las puertas de su casa donde regados por varios rincones se podían ver los tubérculos rojos de muchos tamaños. El participa desde hace más de 40 años en la tradicional Noche de Rábanos que se realiza en la ciudad de Oaxaca cada 23 de diciembre, por eso lo buscaba a él, quería saber más sobre esta festividad y cómo se preparaban. Este evento en si es único en el país, en el cientos de hortelanos participan en al realización de obras con rábanos para las cuales hay dos categorías: Tema tradicional y tema libre. Dichos trabajos son exhibidos sólo un día en el zócalo donde además se premian las mejores obras.

-“Tome asiento mientras le cuento un poco de la historia de esta celebración”- me dijo, saqué libreta y anoté tan rápido podía, comenzó narrándome que esto inició hace muchos años cuando los comerciantes llevaban a vender en la Plaza de Armas el pescado seco salado que era indispensable en las comidas de vigilia así como las verduras (rábanos, cebollas y lechugas) que acompañaban el menú y que con ingenio comenzaron a hacer figuras con ellas para hacer más atractivos sus puestos. Esta práctica se fue arraigando con los años hasta que el 23 de diciembre de 1897 el Presidente Municipal Francisco Vasconcelos organizó a los hortelanos para hacer una exposición con rábanos, en un principio los diseños eran sencillos respetando la forma del rábano e incluyendo algunos cortes para dar formas.

 

Hoy en día tanto los hijos como nietos de Don Serafín participan esculpiendo rábanos para seguir con la tradición. Al principo ayudaban a su padre con su obra pero ahora cada uno participa por su cuenta pero a la vez se ayudan entre ellos. Todo comienza meses antes cuando en alguna tarde de sobremesa sale la pregunta: ¿Qué tema trabajará cada uno este año? y entre charlas eligen que elaborar y así poder investigar más al respecto.

 

El trabajo fuerte comienza unos 3 días antes cuando reciben los rábanos y se dan a la tarea de seleccionar las mejores piezas, otros rábanos son asoleados en el techo de lámina para que con el calor sea más fácil desprender la piel y utilizarla posteriormente para elaborar los detalles que decorarán la obra.

 

Durante esos días las obras van tomando forma y se deja todo listo para ir a montar el día 23 de diciembre desde muy temprano al Zócalo, ahí se expondrán las obras durante todo el día y hasta altas horas de la noche para que así locales, nacionales y extrangeros puedan disfrutar de la habilidad de estos hortelanos que año con año muestran con orgullo su arte efímero, ese arte que cautiva y reune a todos en esta fecha única.

 ¡Así se vive la Noche de Rábanos en Oaxaca!

 

 

Durante este día también se imparten talleres para que los niños aprendan a hacer figuras.

Una de las piezas ganadoras en la Noche de Rábanos.

La princesa Donají elaborada en rábanos.

La gente hace largas filas para poder ver la obra que se exhibe hasta la madrugada.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: